viernes, febrero 02, 2007

¡Por fin es puente!

Aprovecha que este fin de semana será más largo de lo normal para beber y bailar con desenfreno, y para echarte a leer y ver películas (con riguroso tema reventado).

¿Qué hacer?
Ir a bailar hasta que los pies se te pongan como tamales del Día de la Candelaria con Los Músicos de José.

¿Y como por qué?
Porque esta banda es la que más hace sonar el funk en México. Y porque te vas a divertir. Y porque... ¡pues mira!:

¿Dónde, cuándo y a de a cómo?
En el Pasagüero (Motolinía 33, Centro Histórico) a las 22 hrs. El cover es de $50.


¿Qué leer?
Lugares de gozo, retozo, ahogo y desahogo en la Ciudad de México, de Armando Jiménez.

Cantidades industriales de vicio en un solo librito.

¿Y como por qué?
Porque Jiménez, uno de los cronistas más importantes de nuestra chilagópolis, es un expertazo en lugares de perdición, y en este librito junta una serie de crónicas divertidísimas sobre pulquerías, cabarets, hoteles de paso y hasta cárceles, sitios perfectos para portarte mal (aunque sea desde la comodidad de tu sillón de lectura).
¿Dónde y de a cómo?
En alguna de las sucursales de Gandhi, por $168.


¿Qué beber?
Después del libro de Jiménez no te quedará más antojo que de pulque y otras bebidas tradicionalísimas.

¿Y como por qué?
No me digas que no estás harto de beber siempre el mismo vodka tonic y la misma cuba y la misma chela y zZzZZzzZZzzZz...

¿Dónde y de a cómo?
En el Novo’s, la única cantina gourmet dedicada a ofrecer las mejores bebidas mexicanas, cuidadosamente escogidas y sin los teporochos que normalmente encontrarías en una pulquería (lo cual, ciertamente, le quita mucho encanto a la experiencia...). Y si de plano el pulque no es lo tuyo, también hay sotol, aguardiente, tequila, mezcal y otras maravillas nacionales. Está en Madrid 13, en Coyoacán, y los precios son de lo más razonables: cada trago fluctúa entre los 30 y los 75 pesos.


¿Qué ver?
Para que no te pasonees de cosas mexicanas, éntrale al antídoto ideal, un clásico gringuísimo: ¡Flashdance!

¿Y como por qué?
Porque no hay nada como una dosis de frivolidad ochentera para curarte la cruda de charro que vas a traer.

¿Dónde y de a cómo?
Puedes comprarla en Gandhi o en el Sótano, por $70 (Región 4, eso sí), o rentarla del Blockbuster más cercano. También en el Videódromo y el DVDromo la tienen.

3 comentarios:

Rubén dijo...

Rayos! ¿de donde slaio este blog? generacion espontanea?

Malakatonche dijo...

1. Ta chidito el funk, no puedo esperar a que salga el cd para bajarlo ilegalmente de la red.
2.- He vuelto a respetar tus gustos musicales.
3.- Me molestó que al videoclip le dieran tratamiento de corto, arruinó tan buena primera impresión.
4.-Para momento ochentero frívolo, Splash o Me enamoré de un maniquí, dos selectos filmes de finísimo gusto.
5.-Se me antojó un chingo las marinas de la charola, que me figuré eran de pollo con mole.
6.- Esta es la clase de cosas que me gustaría leer en Chilango, lástima.
7.-¿Tienes el correo electrónico de Mónica Braun?

Chipocludo McFly dijo...

chanfles! porké no lo vi antes, acabo de desperdiciar mi puente (ajá, ni he entrado a ala escuela) en nada, aunke thnks por la info del pasaguero no recordaba el nombre del lugar, yo creo este fin pasaré por ahi

bye