miércoles, enero 10, 2007

¡ENCONTRAMOS EL CASTILLO!

El castillito. Así lo conocen entre los pobladores

¡SI EXISTE! NOS EMBARCAMOS HACIA LA EXPEDICION XOCHIMILCA MAS AMBICIOSA: ENCONTRAR EL CASTILLO QUE DA PIE A LA FRASE (CORRECTAMENTE DICHA)"LA VENECIA MEXICANA"

Seis embarcaderos recorridos, cuatro pueblos caminados, la peregrinación del Niñopa y la ilusión de encontrar una edificación propia de un pueblo florentino nos llevó a recorrer metro a metro una zona de Xochimilco desconocida por todos (excepto por los vecinos que ahi viven).

Después de la intensa búsqueda, encontramos entre las copas de los árboles del barrio de San Esteban, una singular contrucción que desentona con el colonial pueblo:

Míralo, ¡Ahi está! ¿Y vivirá alguien allí?

Con rutas correctas pero direcciones imprecisas, llegamos a un puente peatonal que cruza un canal, desde donde se ve el inmueble. Justo debajo hay un hombre que intenta zarpar en una trajinera personal. Es Rodolfo Sanchez, vecino de la zona. Nos dio aventón en su trajinera para llegar al castillo, que está rodeado de agua. "Ese castillo existe desde la época virreinal. Cuando era niño jugabamos al dragón y la princesa encerrada en el castillo - sonríe, mientras apaga su nuevo celular-. Lo apago por que más adentro en los canales ya no hay señal". Después nos enteramos que es estudiante de ingeniería del Tecnológico de Monterrey, pero está de vacaciones.

¡Oh! Sole mío. Nada más intrigante que conocer a la princesa del castillo.

Como lo marca la leyenda, para llegar al castillo hay que matar al dragón. A cambio, cinco perros Pastor Alemán salen de la propiedad y nos ladran desde la orilla. Ni modo. Nos quedamos a la mitad del canal, y gritamos a ver si alguien se asomaba. Nadie. Los perros seguían ladrando. Otro remero se acercó y nos dijo que no estaba la familia, pero que regresaban el viernes. Otro misterio resuelto: es una casa habitada.

Sin cocodrilos en la fosa. Con cinco perros guardianes, mejor ni acercarnos.

Puedes hacer tu propio viaje, pero te advertimos que es zona de dificil acceso. Y si te pierdes ni la Guía Roji ni tu GPS te salva. Tampoco hay estacionamientos, valet parking, ni franeleros que te hagan un espacio en la banqueta, simplemente por que no le manejan las banquetas.

Recuerda que en este lugar las calles fueron hechas antes que los autos, así que lo mejor es estacionar tu auto en el embarcadero Nativitas. Tomar el colectivo Ruta 65 que va para Taxqueña. Bajarse en la calle de Pino y asegurarte que estás en el Barrio de San Diego. Camina sobre esa calle hasta Dalia y das vuelta a la izquierda. Seguir caminando hasta el segundo callejón y doblar a la derecha. Entrar al Barrio San esteban y seguir hasta el puente peatonal. Desde ahí verás dos construcciones que sobresalen de la naturaleza: el Castillito y la iglesia del centro de Xochimilco. Utiliza esta referencia para regresar a un sitio transitable. Ah, si, de ahi toma un taxi que te regrese a donde dejaste tu auto.
De la comunidad. Para llegar a este canal desde cualquier embarcadero, se necesitan tres horas de remo intenso.


5 comentarios:

lilithcopycat dijo...

Hola, yo soy de xochimilco y nunca super como llegar ahi, es un lugar precioso (como todo xochimilco), me da gusto que se den un tiempo para encontrar estas pequeñas maravillas en el df ^^

saludos!

jean dijo...

¡qué buena nota! hace no mucho investigo sobre la edificación un pequeño lugar desconocido por muchos, no está sólo el castillo de Chapultepec, lástima que no hay acceso al público, sería interesante conocerlo.

jean dijo...

¡qué buena nota! hace no mucho investigo sobre la edificación un pequeño lugar desconocido por muchos, no está sólo el castillo de Chapultepec, lástima que no hay acceso al público, sería interesante conocerlo.

Supremo del Sur dijo...

me encanto la narrativa.... felicidades !!!!

Root dijo...

Creo que por fin lo encuentro, gracias a ustedes, es seguro rondar por ahi, ya que veo que esta bastante apartado el lugar,

Estas son las coordenadas (19.2660359,-99.0997143)